L´Alcudia de Crespins a 14 de Mayo de 2015.


En Marzo de 1973, nací en el seno de una familia humilde donde las haya, soy de la población Valenciana, en concreto de Canals y actualmente resido en L´Alcudia de Crespins Provincia de Valencia.

Nací y crecí como cualquier niño normal sin ninguna deficiencia auditiva, pero ya con la edad de 8 años empezaron a salir los pequeños problemas. En el colegio no oía a la profesora si me encontraba lejos de ella o de espalda, un gran revés para mí como se puede comprender. Por todo eso y como no podía escuchar bien, mis padres decidieron llevarme a un otorrino de la ciudad de Valencia ya que los especialistas con buena fama y prestigio estaban en la Capital.

El Doctor al que acudí me realizó todo tipo de pruebas y dictaminó que tenía el nervio auditivo afectado y que por lo tanto, no se podía operar, que esto era de por vida.Vaya chasco que me llevé por aquel entonces, como podrás adivinar e imaginar con esa edad. Los compañeros que tenía se mofaban de mi y se burlaban de Xavi el Sordo, ¡imagínate que frustración tan grande para mí!.

El tiempo que pasé en ese colegio de pago fue como si estuviese en un pequeño infierno, compañerismo ninguno y compresión menos todavía y ni te digo de tolerancia, poco menos que estuviera apestado.

Con el tiempo, con paciencia y armándome de valor muchas veces, terminé el colegio con 15 años (por cierto, no lo había puesto anteriormente, pero repetí 5º curso de EGB). Conocí fuera del colegio a otros amigos más tolerantes y compresivos, con ellos viví grandes experiencia y aún mantengo esa amistad. Gracias a ellos conocí a mi actual pareja y esposa, madre de mis 2 pequeños hijos, ella sí que fue y es la artífice de que hoy por hoy sea yo quien soy una persona humilde, comprensiva, honesta y sobre todo un gran padre de familia.

Con 16 años mi actual esposa Tere, me convenció para que me pusiera un «aparatito de esos para oír mas y mejor», yo era muy reacio a llevar esos aparatejos por detrás de la oreja que parecían algo raro y encima con el complejo que tenía por entonces…. Fue ella quien me dijo que había visto en una revista que ya se hacían más pequeños y que se ponían dentro del oído. Entonces pensé que esa era la mía que si eso existía yo iba a ver lo que era.

Al final encontramos gracias a un Familiar mío (Mi Tía) de Alzira, un otorrino que hacía ese tipo de aparatos. Bueno pues allá que fui, pero maldita la sorpresa que me llevé, por aquel entonces uno de esos valía su peso en Oro. Me explico, no eran de plástico como los de ahora eran de carcasa de oro y su precio imagínalo.

Un pastón, hasta que tiempo después ya se hacían con molde de plástico, con el paso del tiempo y debido a sus precios decidí sólo llevar uno en el oído derecho. Así paso el tiempo y llevando uno tras otro. Mi primera impresión cuando llevé el primer audífono fue muy rara pero al mismo tiempo lloré de la alegría que tenía de poder oír cantar los pájaros, imaginaros mi cara.
Yo gracias a mi esposa Tere (a la cual le debo todo, porque gracias a ella y a su siempre insuperable apoyo) sigo armándome de valor y autoestima, ya que debido a mi deficiencia, la moral la tuve durante muchísimo tiempo por los suelos. Como podéis observar he sido un chico normal con deficiencia y sin nada que dar o quitar de ningún lado, yo también hice lo mismo que otr@s personas con deficiencia auditiva, solicité el grado de perdida que tenía y en su momento me dieron un 18% poco me parece a mí ya que mi madre tiene más que yo(eso sí decir que me viene de herencia familiar la perdida auditiva).

Xavi3

Ahora viene lo bueno y lo mejor de este relato. En Octubre del año 2011, unos familiares míos de Alzira, vinieron a hacernos una visita a Canals y en la misma visita mi Prima Mª Ángeles me comentó que ella se había operado del oído y se había colocado un Implante en su oído, que podía escuchar hasta un anillo caer y saber a dónde le había caído por el pequeño ruido que hacía, me contó que ella escuchaba cosas que antes no oía y que era lo mejor que había hecho. Tal fue mi convencimiento que me dijo lo que tenía que hacer para que fuese visitado por el médico que la opero a ella. Me comunico cada uno de los pasos que debía seguir y así fue, le hice caso en todo y ahí llegó el día de la primera visita al Doctor. Qué valiente era yo, mi esposa Tere me dijo, estás seguro de lo que quieres, estas convencido de lo que vas hacer!!!, imagínatelo, yo que llevaba luchando desde pequeño por oír más y mejor y no iba a estar convencido de ello, por supuesto que lo estaba!.

En la primera visita me acompañó Tere y me miraba con esa cara de miedo que se te queda por no saber qué te puede pasar. Me recibió en aquel entonces el Dr. Rafael Ramírez (un gran médico por cierto), me dijo que a que había ido a la consulta y le expliqué que había oído hablar de un implante llamado CARINA y quería saber si yo podía ser apto para dicho implante, me dijo que había que superar unas pruebas y si era apto, pues adelante.

Segunda visita, y a hacer varias pruebas para saber si era apto o no y nueva visita al médico. Imaginaros cómo estaba yo, como un flan. Me hicieron pasar a la consulta y allí estaba otro médico que en ese momento no sabía quién era y que al poco tiempo se presentó como el Dr. Javier Gisbert jefe del servicio de Otorrinos del Hospital de la Ribera.

Él personalmente me dijo que era APTO y que en poco tiempo si aceptaba, me harían las pruebas y me operarían y así fue. A los dos meses, es decir en abril de 2012 me operaron por primera vez, todo salió perfecto, la operación un éxito, la recuperación igual y a posteriori todo muy bien, hasta la activación del dispositivo fue muy bien. Imaginaros el salto de alegría que di de la silla cuando MARTA, la responsable en la zona de activar el dispositivo, lo puso por primera vez en marcha. Era, era, no sé como describir la emoción del instante, oía y era mejor que con audífono, increíble, pero no sé qué paso al poco tiempo que oía como si las personas me hablasen encima mío y los escuchase en ALEMANIA.

Según me comentaron los doctores se había movido el transductor de lugar y había que operar otra vez, y así fue, en octubre otra vez a la mesa de operaciones para amarrarlo otra vez al sitio y como digo todo perfecto, operación, recuperación y después activación todo muy bien.

Pasa el tiempo (3 años) de programaciones con Marta y cuando ya no creí que me podía operar del otro oído, me llaman del Hospital para una revisión y antes de ver al Dr. Javier Gisbert, me comentan que todo va bien y que si me quería operar del otro oído. Qué pregunta me ha realizado le dije al Dr., contesté que donde había de firmar para ello y en septiembre de 2014 me lo dice y el 14 de Octubre de 2014 me operan y hasta el día de hoy llevo 2 implantes Carina y me van perfecto a falta de ir poco a poco puliendo programaciones.

Bueno espero os guste mi relato y os animéis a colocaros un 2º implante, aunque he de reconocer que a fecha de hoy mi Comunidad Autónoma es una de las pocas en España que tienen reconocida la cobertura de dicho implante, y por lo tanto el valor del mismo juega muy en contra de esta posibilidad para muchas personas, pero espero y deseo que con el paso del tiempo la autoridades sanitarias sopesen esta falta de cobertura, y decidan incluirla en la carta de servicios de todas las Comunidades Autónomas, en beneficio de otras personas que como yo lo necesitan.

Un Saludo a todos
Xavi Pérez Mollá

Posterior a la escritura y publicación de este post, la revista oímos de GAES, le dedica una entrevista a nuestro amigo y socio Xavi, que puede ver pinchando en este enlace.