El sentido del oído es uno de los más importantes que poseemos. Hace un tiempo se efectuó una encuesta entre población adulta en la que, entre otras cosas, se preguntaba: “si tuviera usted que escoger entre perder la vista o el oído, ¿Cuál de ellas preferiría perder?”. Sorprendentemente, un número elevado de personas prefería perder la vista antes que el oído. A pesar de lo terrible que resultaría perder la vista y entrar en el mundo de la oscuridad, parece aún peor entrar en el mundo del silencio.

Cuando uno piensa en los motivos de dicha respuesta, comprende que los seres humanos somos habladores y comunicativos. La comunicación es, probablemente, uno de los mejores regalos que la naturaleza ha otorgado a los seres humanos. La alteración de la comunicación por causas auditivas o bien por trastornos del habla o del lenguaje, provoca un aislamiento del ser humano respecto a sus semejantes y le priva de una de las más maravillosas experiencias de la vida.

Según los datos de la Encuesta de Discapacidad del Instituto Nacional de Estadística, en España se tienen los siguientes datos relacionados con algún tipo de disfuncionalidad auditiva:

Para recibir cualquier sonido: 59.700
Para escuchar el habla: 975.900
Para audición de sonidos fuertes: 387.600
Para recibir mensajes hablados: 363.700

Según estas cifras, la cuestión no es en absoluto baladí, ya que son muchas las personas en nuestro País con serios problemas de integración y de baja autoestima, todo ello generados por un cierta dificultad auditiva.

Es por ello, que las personas que intentamos superar estas barreras a base de una prótesis denominada CARINA, hemos decidido unirnos en asociación denominada ASEIMCA (Asociación Española de Implantados CARINA) y con esta página web darnos a conocer a la sociedad española o hispanohablante para que en primer lugar se nos conozca y en segundo lugar ofrecer toda nuestra ayuda y apoyo a todas aquellas personas que presenten cualquier tipo de dificultad auditiva.

Un saludo